¿Qué tipo de hierbas pueden comer los perros?

¿Qué tipo de hierbas pueden comer los perros?

Los perros son animales carnívoros por naturaleza, sin embargo a diferencia de los gatos, son capaces de consumir una mayor variedad de vegetales. De hecho, en los alimentos comerciales se incluye el arroz como ingrediente y otros elementos como las zanahorias, peras, calabaza y hasta espinacas y lechugas, se encuentran entre los vegetales que pueden consumir.

Por otro lado, es parte de sus adaptaciones evolutivas consumir hierbas, especialmente hojas de gramíneas, particularmente el césped. Tradicionalmente se ha señalado que se trata de una forma de contrarrestar problemas digestivos, aunque también se ha puesto en duda esto. El hecho es que las consumen con cierta regularidad. Incluso a veces consumen accidentalmente fragmentos de plantas al jugar con ellas, sin ser su intención directa consumirlas.

Por tanto, no debes preocuparte por el hecho de que tu perro consuma césped u otras plantas, incluso si luego de esto vomitase. Claro está, siempre y cuando no sea algo demasiado recurrente. Sin embargo, la preocupación viene cuando existe la posibilidad de que tu perro consuma la hierba equivocada, ya que existen hierbas tóxicas para el perro, las cuales pueden hacerlo enfermar gravemente e incluso causarle la muerte.

Así que lo mejor es tener un conocimiento adecuado de qué tipos de hierbas pueden comer los perros. De esta forma, evitarás tener plantas tóxicas en casa o estarás pendiente de tu mascota ante la posibilidad de acercarse a plantas potencialmente peligrosas.

¿Por qué comen plantas los perros?

Pues la respuesta más conocida es que instintivamente consumen hierbas cuando sienten dolores estomacales o problemas digestivos. Ya que al no poder digerir la celulosa, las fibras vegetales les provocan vómitos o los purgan, liberándolos de parásitos o sustancias inconvenientes.

Sin embargo, algunos estudios indican que un alto porcentaje de perros consumen hierbas sin estar manifestando ningún problema digestivo. Incluso, un alto porcentaje no llega a vomitar al consumirlas. De igual forma, los estudios han determinado que el consumo de hierbas al parecer no está relacionado con la dieta del perro, es decir, que no se trata de un déficit de nutrientes o de fibra en su dieta.

Por tanto, hay quien señala que, si bien en los antepasados pudo haber sido la búsqueda de alivio digestivo la razón inicial del consumo, hoy pareciera que los perros domésticos lo hacen más por gusto aprendido que por necesidad. De hecho, los lobos consumen hierbas para purgarse. Es decir, que los perros adquirieron un gusto instintivo por determinadas hierbas de tanto comerlas en el pasado para aliviar problemas digestivos.

En todo caso, sea cual sea la razón, el hecho es que las consumen, y si se trata de un instinto, nada podrás hacer para impedirlo, ni tiene sentido intentarlo.

Listado de plantas comestibles e inofensivas para perros

Las hierbas preferidas

Sin ninguna duda, las gramíneas utilizadas como césped son las hierbas preferidas por los perros para consumirlas. La mayoría de las especies de estas plantas tienen abundantes hojas largas y relativamente suaves que cubren extensas áreas formando una alfombra verde. Desde el punto de vista nutricional no aportan nada sustancial al perro, más allá de la función laxante o digestiva.

Sin embargo, no todo tipo de césped es atractivo a los perros, ya que hay algunas especies de gramíneas que presentan hojas más rígidas y cortas, formando un césped de almohadillas compactas, como por ejemplo las especies de Zoysia.

Entre las especies más apetecidas están:

Ray grass Inglés (Festuca arundinacea)

Esta planta originaria de Europa y el norte de África, es una hierba que en su ambiente natural alcanza un gran crecimiento de hasta 2 metros de altura. Dado su rápido crecimiento y hábito cespitoso, es decir tendencia a formar una capa continua al propagarse por tallos subterráneos (rizomas), es empleada como césped en jardinería. Sus hojas son relativamente suaves, por lo que son uno de los pastos preferidos por los perros.

Festuca roja o cañuela común​ (Festuca rubra)

Esta otra Festuca, también nativa de Europa, es igualmente muy empleada para formar céspedes, bien sea en solitario o combinada con el Ray grass Inglés o con el Ray grass perenne. En este caso, las hojas son algo más duras al ser más estrechas y contener mayor tejido lignificado. De encontrarse en un césped combinado con las otras dos especies mencionadas, el perro tenderá a preferir estas otras.

Ballica o ray grass perenne (Lolium perenne)

De todas las especies de césped más comúnmente empleadas, esta es la que tiene hojas más anchas y suaves, por lo que es muy apetecida por los perros. En condiciones naturales llega hasta 80 cm de altura, con hojas brillantes y color verde oscuro.

Un detalle a tener en cuenta, a propósito de esta especie, es que muchas veces el perro puede manifestar malestar al consumir la hierba y pensamos que la causa en sí es el vegetal, sin serlo en forma directa. Tal es el caso de esta especie que puede llegar a ser colonizada por hongos como el Neotyphodium lolii, que si bien no causan daño a la planta, sí pueden generar trastornos en el perro, ya que produce ciertos alcaloides. También hay un hongo de este género que afecta a festucas, el Neothypodium coenophialum.

Pasto azul de Kentucky o poa común (Poa pratensis)

Es oriundo de Europa, parte del norte de África y del norte de Asia, siendo características sus hojas color verde intenso en ocasiones con cierto tono azulado. Como cosa curiosa, su nombre en inglés, Kentucky Bluegrass, es el origen del nombre del género de música country conocido como “Bluegrass”.

No es un césped muy común en España, pero en general es bastante adecuado sobre todo para campos deportivos. Esta especie está entre las que llaman la atención de los perros para su consumo, al ser sus hojas relativamente suaves.

Otras hierbas que pueden consumir los perros

Hay otras hierbas, la mayoría de ellas no gramíneas, que también pueden llamar la atención de nuestro perro y no representan ningún problema si las consumen. Incluso, algunas de ellas llegan a aportar algunos nutrientes al perro.

Diente de León (Taraxacum officinale)

Esta pequeña planta de la familia de las compuestas crece libremente en los campos o puede aparecer como maleza en los jardines. Lo que más atrae generalmente al perro es su vistosa inflorescencia color amarillo.

Si tu perro la ingiere, no solo no le causará ningún inconveniente, sino que también puede aportar algunos minerales valiosos, tales como el potasio, hierro, calcio, fósforo, magnesio y sodio. Así como también algunas vitaminas, como vitamina A, vitamina C, las del complejo B, al igual que vitaminas E y K. Incluso es señalada como una planta depurativa.

Perejil (Petroselinum crispum)

Pertenece a la familia de las apiáceas, siendo nativa del Mediterráneo y como bien sabes es una planta utilizada como condimento. De igual forma, si la tienes cultivada en tu huerto o jardín, tu perro puede consumirla si se le antoja y tú se lo permites.

No le hará ningún daño, por el contrario, es muy nutritiva, aportándole vitaminas y minerales, entre ellos el Zinc, el Manganeso y el Selenio. Por otra parte, esta hierba contribuye a regular su sistema digestivo, aliviar gases y otras dolencias.

Alfalfa (Medicago sativa)

Una planta leguminosa originaria de Persia con un alto contenido de proteínas y sin ningún efecto negativo en la salud de tu perro. Así que si la consume en los campos o quieres agregarla como complemento a su dieta, solo representara beneficios.

Es muy rica en calcio, potasio, fósforo y hierro, así como aminoácidos, betacarotenos y vitaminas. Incluso, es una planta recomendada como suplemento alimenticio en perros con problemas inflamatorios en las articulaciones, ya que tiene propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, por su alto contenido de vitamina K, la cual es un anticoagulante, no es conveniente que tu perro la consuma en exceso.

Lechuga (Lactuca sativa)

Esta es una hierba anual de huerto de la que existen numerosas variedades y es ampliamente consumida en el mundo. Si bien no tiene un alto valor nutritivo, siendo en gran parte agua, aporta pequeñas cantidades de minerales, vitaminas y aminoácidos. Dado que sus hojas son grandes y suaves, pueden atraer la atención de tu perro, sin embargo, no representa ningún problema su consumo.

Espinaca (Spinacia oleracea)

Al igual que la lechuga, esta planta anual de huerto puede ser consumida moderadamente por tu perro sin mayores inconvenientes. Le aportará nutrientes importantes como vitaminas A y E, yodo, varios antioxidantes y hierro. Sin embargo, no debe consumirla en exceso debido a su alto contenido de ácido oxálico, ya que puede provocarle irritación estomacal.

Cinta o malamadre (Chlorophytum comosum)

Esta bella planta ornamental es muy utilizada como planta de interiores por la belleza de sus hojas alargadas, formando roseta y de tonos variegados. Quizás precisamente por las hojas alargadas, similares a las gramíneas, tienden a atraer la atención de los perros. Afortunadamente, esta hierba de la familia de las agaváceas no representa un peligro para tu mascota.

Violeta africana (Saintpaulia spp.)

Con este nombre se conoce a 6 especies del género Saintpaulia nativas de África y muy valoradas como plantas ornamentales por sus bellas flores violeta o fucsia, tanto para exteriores como para interiores. Afortunadamente, puedes cultivarlas sin temor a que tu mascota pueda correr riesgo, ya que aunque consuma sus hojas o flores, estas son inocuas para tu perro.

Areca o palmera amarilla (Dypsis lutescens)

En general las palmas y en particular la Areca, muy utilizada como planta ornamental tanto en interiores como en exteriores, no son plantas dañinas en caso de ser consumidas por tu perro.

La realidad es que no son atractivas para nuestra mascota como hierba, dada la dureza de sus hojas, sin embargo, a veces las usan de juguete, destrozando sus hojas y pueden ingerir fragmentos. En todo caso, más allá de verte afectado por el daño causado a tu palma, no debes preocuparte por algún efecto negativo a tu mascota.

Guzmania (Guzmania ligulata)

Esta planta tropical, familia de la piña, es una excelente opción como planta ornamental por la belleza de sus hojas alargadas y erectas, así como las numerosas brácteas rojas de su inflorescencia. Además es una especie totalmente inocua para tu perro, en caso de que llegara a entrar en contacto con ella. Incluso si la mordisquea o llegara a consumir alguna porción, no le causaría daño.

Bambú (Bambusoideae)

Los bambús forman una subfamilia de las gramíneas, siendo plantas muy empleadas como ornamentales. Algunas especies que alcanzan grandes dimensiones se usan en exteriores, mientras que otras se emplean en macetas como plantas de interior. En todo caso, ninguna de las especies es tóxica para tu mascota, por lo que en caso de ingerir sus hojas no habrá inconvenientes.

¿Qué plantas para purgar usan los perros?

En algunos casos el consumo de hierbas por parte del perro sí parece cumplir la función de purgarlo ante algún tipo de dolencia estomacal o intestinal. Siendo entonces las hierbas más apropiadas para esto las más ricas en celulosa, por lo ya señalado de la imposibilidad de digerirla por parte del perro.

Lo cual estimula al sistema digestivo a expulsarla y junto a esta, cualquier resto de alimento mal digerido, sustancia dañina o incluso parásitos intestinales. Dichas hierbas son las gramíneas, bien sea que las consuman como parte del césped, plantas adventicias en campos o como malezas en jardines o huertos.

Por otra parte, si quien desea purgarlo eres tú, debido a que tu perro sufra de estreñimiento o este afectado por parásitos, existen algunas hierbas útiles en este sentido. Entre ellas están el jengibre, cuya infusión se le puede suministrar mezclada con caldo de pollo. También las semillas de la hierba llamada zaragatona (Plantago psyllium), una especie herbácea natural del Mediterráneo, es muy útil para promover la salida de las heces.

Sin embargo, siempre ten en cuenta, que igual que pasa con nosotros los humanos, cuando el problema es grave o recurrente, lo mejor es consultar al médico.