Diferencias entre culebras, serpientes y víboras

Diferencias entre culebras, serpientes y víboras

Parte de la tarea que se nos ha dado como seres humanos es aprender a distinguir todo aquello que nos rodea y comparte un espacio junto a nosotros dentro de nuestro mundo. Saber diferenciar entre una culebra, una serpiente y una víbora puede ser una habilidad que incluso llegue a salvar nuestra vida ante una situación de peligro.

Por otro lado, el interés que han despertado este tipo de reptiles durante los últimos años se ha incrementado con fuerza. Logrando incluso que algunas personas se hayan atrevido a querer domesticarlas y convivir junto a ellas.

Si te encantan este tipo de animales o quizá simplemente quieres hacerte con conocimientos preventivos sobre ellos, entonces estás en el sitio correcto. Hoy traemos para ti todo lo que necesitas saber sobre las principales diferencias entre culebras serpientes y víboras; ¡quédate junto a nosotros y prepárate para descubrirlas!

Para comenzar, creemos que lo primero antes de poder establecer aquellas diferencias que nos permiten distinguir entre culebras, serpientes y víboras es poder dejar en claro qué tipo de animal es cada una de ellas.

Lo primero que debes saber es que dentro del reino animal existe una clasificación en la que se puede encontrar un lugar para cada uno de sus miembros, la misma se estructura de la siguiente manera:

  • Grupo.
  • Familia.
  • Subfamilia.
  • Género.
  • Subgénero.
  • Especie.
  • Subespecie.

Aunque solemos tratar a las culebras, serpientes y víboras como sinónimos la realidad es bastante distinta. Es por ello que a continuación el poder darles a cada una de ellas una definición podrá ayudarnos a aclarar muchas dudas, y quizá presentarnos algunas otras inquietudes.

¿Qué es una serpiente?

La serpiente es uno de los animales más comunes que existen dentro del mundo. En la actualidad existen al menos 3.400 tipos distintos de serpientes y contrario a lo que puedas creer la cantidad de serpientes venenosas no a ser llega ni siquiera el 10%.

Dentro de la clasificación del reino animal las serpientes se ubican en el grupo de los reptiles y pertenecen al subgrupo de los saurópsidos. Son animales que se destacan entre los de otros tipos por carecer de extremidades y poseer un cuerpo normalmente fino y alargado.

Aunque puedan parecerse muchísimo, los distintos tipos de serpientes pueden ser diferenciados fácilmente si contamos con los conocimientos necesarios. Algunas de ellas pueden figurar incluso entre los primeros lugares de una lista de los animales más letales del planeta. Mientas que por su lado, algunas otras de sus especies pueden ser domesticadas sin problemas al ser enteramente inofensivas.

¿Qué es una culebra?

Ahora de seguro hablaremos de algo que podrá sorprenderte: las culebras forman parte de la familia de las serpientes. De hecho estas se clasifican dentro de la subfamilia de colúbridos. El cual es precisamente el grupo más grande de todos entre la clasificación de las serpientes llegando a albergar un aproximado de 1.800 especies registradas.

La mayoría de las culebras suelen ser totalmente inofensivas. Sin embargo existen algunas especies como la culebra de agua europea que pueden poseer dentro de sí pequeños niveles de veneno no letales. 

Ahora bien, una de las pocas culebras mortíferas de las cuales deberemos advertirte es la culebra arborícola del Cabo, ya que su mordedura podría llegar incluso a costarte la vida.

Algo que podría ayudarte a diferenciar a una culebra entre los otros tipos de serpientes es su apariencia. Estas suelen medir entre 20 y 30 cm de largo y sus cabezas por lo general se encuentran recubiertas de escamas de gran tamaño. 

¿Qué es una víbora?

Al igual que las culebras, las víboras también hacen parte de la familia de las serpientes. Estas se clasifican específicamente dentro de la subfamilia vipirinae. Estas son mucho menos comunes que las culebras y junto a ellas sí que debes tener un especial cuidado, ya que este tipo de serpientes son siempre venenosas.

No dejes que su tamaño discreto te engañe, aunque las víboras rara vez llegan a medir más de 75 cm, estas poseen en sus colmillos potentes venenos que les brindan la capacidad de convertir en víctimas todo aquello que toquen, sin importar si su presa los supera en tamaño con creces.

Algo que te permitirá relajarte es que llegar a ser mordido por una víbora es algo realmente difícil y poco común, ya que aunque estás son súper rápidas a la hora de adoptar posiciones para el ataque, solo tienden a hacerlo si han sido atacadas primero, incluso, el primer impulso de las víboras ante el peligro es huir.

Las características físicas que distinguen a las víboras entre las serpientes de otro tipo son sus medidas y la forma distintiva de sus cabezas, podrás saber si lo que tienes al frente es una víbora con solo prestar atención, ya que por lo general la parte superior de estas es ancha y triangular. Aunque no se trata de una norma, las víboras suelen verse en colores hermosos y muy llamativos.

Principales diferencias entre culebra y serpiente

Como podrás haberte dado cuenta, hablar de diferencias entre culebras y serpientes puede ser un poco complicado, ya que aunque todas las culebras son serpientes, no todas las serpientes son culebras.

Una de las diferencias evidentes que podemos presentar entre culebras y serpientes es la clasificación que ambas poseen dentro del reino animal, ya que mientras las serpientes engloban a toda una familia, las culebras son tan solo un subgénero de esta.

Por otro lado, mientras que al hablar de culebras normalmente nos estamos limitando a las especies que suelen medir entre 20 a 30 cm, dentro del amplio mundo de las serpientes podemos encontrar ejemplares de hasta 7 metros de longitud.

Cuáles son las diferencias entre víbora y culebra

Aunque pertenecen a la misma familia dentro del reino animal y a simple vista pueden parecernos bastante similares las víboras y las culebras son animales totalmente distintos.

En primer lugar, las culebras pertenecen a la subfamilia de los colúbridos, mientras que las víboras pertenecen a la familia viperinae. 

Por otro lado, quizá la más importante de sus diferencias está en su letalidad. Esto se debe a que mientras que la mayoría de las especies que conforman género de las culebras son totalmente inofensivas, la totalidad de las víboras están equipadas con potentes venenos, por lo que todas son peligrosamente tóxicas y muchas de ellas incluso pueden ser letales para la vida humana.

Otra forma de distinguir a las víboras de las culebras son sus características físicas. Las víboras cuentan con alargados colmillos que se encuentran ubicados como primera línea de ataque en la zona de su paladar, por su parte las culebras suelen carecer de ellos.

Así mismo, si tienes ante ti una pequeña serpiente y no sabes si clasificarla como víbora o culebra, también podrás fijarte en sus medidas. Ya que, las víboras suelen medir al menos 50 cm más que las culebras.

Finalmente, otra de las diferencias entre las víboras y culebras está en la forma de sus cabezas. Las primeras se distinguen por sus cabezas anchas y triangulares, mientras que las segundas destacan las escamas de gran tamaño que se acentúan sobre todo en la zona de sus cabezas.

Diferencias entre víbora y serpiente

Al igual que en el caso de las culebras, cuando hablamos de víboras y serpientes podemos decir lo mismo. Que la principal de sus diferencias es la forma en la que estas están clasificadas. Ya que mientras las serpientes son una familia dentro del grupo de los reptiles, las víboras son un grupo dentro de la familia de las serpientes.

Por otro lado, su letalidad es otra de las cosas que nos ayudará a distinguir a las víboras de otras especies de serpientes más comunes. Así mismo, podremos fijarnos en sus colmillos, ya que como las víboras suelen alimentarse de anfibios requieren de unos colmillos alargados, mientas que otros tipos de serpientes más comunes pueden contar con dientes menos filosos y uniformes.

Lo último que debes recordar es que sucede igual que con las culebras: aunque todas las víboras sean serpientes, no todas las serpientes son víboras.

Serpientes en casa: ¿se puede convivir con ellas?

Lo creas o no, la tenencia de serpientes como mascotas es una tendencia que va cada día en mayor ascenso. Sin embargo, antes de adoptar una debes saber que aunque es posible convivir con una serpiente esto no será tan sencillo como tener un perro, un gato o un hámster.

Por otro lado, antes de atreverte a vivir la exótica aventura de tener una serpiente en casa te recomendamos ponerte al tanto de las regulaciones vigentes dentro de nuestro país. 

Además, te recordamos que en España existe una lista con las especies cuya tenencia está totalmente prohibida, por lo que antes de acoger a un nuevo habitante de tu hogar, lo mejor será consultarla. 

Ahora bien, si te has encargado de todos estos detalles y te has asegurado de que puedes tener una serpiente en casa, te presentamos algunas recomendaciones que podrán ayudarte a domesticar a tu serpiente y brindarle una buena calidad de vida.

Proporcionales un buen hábitat

A diferencia de otros tipos de animales domésticos, las serpientes no pueden estar a sus anchas en cualquier espacio, ya que esto puede resultar peligroso para los habitantes de la casa, e incluso para ellas mismas.

Lo mejor será proporcionarles un hábitat que pueda cubrir sus necesidades. Las serpientes deben vivir dentro de terrarios. Al prepararlos deberás tener en cuenta factores vitales como lo son la humedad, la ventilación, la temperatura e incluso la iluminación. Toma en consideración que los niveles podrían variar según el tipo de especie que desees adoptar.

Aunque podrás encontrarte con muchos tutoriales en internet que te insten a realizar tu propio terrario en casa, lo mejor para todos es que compres uno ya ensamblado en una tienda de mascotas. 

Deja que de la seguridad se encarguen los expertos. Recuerda que las serpientes pueden ser extremadamente escurridizas y cualquier hoyo por pequeño que sea puede convertirse en una oportunidad de escape.

Aliméntalas de la manera adecuada

La alimentación de tu serpiente es algo que deberás consultar con un veterinario, ya que la misma puede variar un poco según la especie. 

Al adoptar un animal de compañía, su alimentación es una de las cosas con las que más cuidado debemos tener, sin embargo, en el caso de las serpientes, se recomienda prestar incluso una mayor atención, ya que esto podría evitarnos vivir situaciones desagradables a causa de episodios de hambre.

Lo primero que debes saber es que todas las serpientes son carnívoras. Además, mientras más grande sea la serpiente, mayor debe ser el tamaño de su presa.

Aunque los alimentos deben ser recomendados por un especialista, la dieta de la mayoría de las serpientes domésticas suele componerse a base de ratones, sapos o ranas, e incluso de algunos reptiles más pequeños como las lagartijas.